Fr Jacopo da Verona (s. XIV)

Liber peregrinationis, 1335

Jacobo, fraile agustino, partió desde Verona, el 7 de mayo de 1335, hacia la Tierra Santa. Se embarcó en Venecia y llegó a Jerusalén en agosto del mismo año, pasando por Otranto, Candia y Chipre. Después de visitar Belén y las orillas del Jordán, se dirigió a Egipto y al Sinaí. Nuevamente en Jerusalén, cruzó Galilea dirigiéndose a Damasco, desde donde llegó hasta Beirut. En su peregrinaje nos regala con la descripción del poblado de Cafarnaún, que ya se encontraba en ruinas, culpando de su estado a los Sarracenos:


«Continuando más allá de Tiberíades durante diez millas, he llegado a la ciudad de Cafarnaún, una aldea o poblado hermosa y grande. Pero está habitada por malvados Sarracenos que crean muchas molestias a los cristianos que la visitan. En este caso, parece que se ha cumplido la palabra del Señor: "Y tú, Cafarnaún, que te exaltas hasta el cielo, te hundirás en el infierno". De hecho, antiguamente fue una gran ciudad, y ahora es una aldea sin fortificación».

Vittorio Castagna, Liber Peregrinationis de Jacopo da Verona, Verona 1990, pp.139-140