Área 2

Entre la sinagoga y la iglesia octagonal se extiende la ínsula 2, una zona habitada, delimitada en su parte oeste por la carretera principal y al sur y norte por dos calles menores. La ínsula sufrió transformaciones desde la época romana hasta la tardía romano-bizantina, con la apertura y el cierre de espacios, la realización de pavimentaciones internas y el levantamiento de los umbrales de las casas.

Se han diferenciado tres núcleos habitados de mayores dimensiones y uno más pequeño. La mayor parte de las casas presentan un acceso único, protegido, que da a la calle, del que se conserva el larguero con las marcas de los ancladeros de las puertas batientes. Algunas viviendas tenían el acceso a través de un pequeño callejón de entrada.

La vida se desarrollaba alrededor de los patios a cielo abierto y techados que daban sombra y frondas sostenidas por columnas y travesaños, necesarios para protegerse de las calurosas y sofocantes jornadas típicas del ambiente húmedo del lago. El patio comunicaba con las diversas habitaciones y permitía subir a los techos o terrazas a través de las escaleras. El pan se cocía en sencillos hornos familiares que se encontraban a cielo abierto en los patios, hornos con forma cilíndrica de tierra refractaria y con una amplia boca de cocción. Pequeñas ventanas dispuestas en serie y formadas por bloques monolíticos de basalto colocados en vertical apoyados a un banco, a una altura más o menos de 1 metro desde el suelo, se abrían a lo largo de las paredes de las habitaciones que daban al patio. Las habitaciones largas y estrechas, que se podían cubrir fácilmente por un techo, debían de ser los espacios más adecuados para colocar las esterillas y tumbarse a dormir.

Se han encontrado ruedas de molino para la harina, morteros y jarrones de basalto en varios espacios de la ínsula. En la habitación del noroeste (64-65), junto a las pequeñas ruedas de molino para los cereales, de uso doméstico, formadas por dos lastras circulares sobrepuestas, se encontró una gran rueda de molino para el trigo con forma de campana giratoria sobre sí misma y probablemente accionada por hombres.

En la época árabe, esta zona del poblado siguió estando habitada. En las paredes de las casas árabes se reutilizaron muchos materiales que procedían de los viejos edificios abandonados, como las piedras blancas de la sinagoga o los umbrales de las casas más antiguas, que se volvían a colocar una vez que se levantaban los pavimentos. También se utilizaron varias ruedas de molino de basalto como material de construcción, que fueron reutilizadas como balastos o en la base de las columnas.

Área 2