La ciudad de Jesús

James Tissot, 1836-1902 Una mujer grita en la multitu

“A Cafarnao la casa del principe degli apostoli è stata trasformata in chiesa: le sue pareti restano ancora oggi come erano una volta. Là il Signore guarì il paralitico. Là c’è anche la sinagoga in cui il Signore sanò l’indemoniato.”
Pietro Dacono (sec. XII) testo attribuito a Egeria (sec. IV).


Cafarnaún en particular, es un lugar de gracia junto con todo el lago. Es el pueblo de Galilea más frecuentado y servido por Jesús. Aquí Jesús eligió a sus discípulos y los llamó uno a uno, haciéndolos testigos de su grandeza con su vida y sus obras. Aquí Jesús anunció la santa Eucaristía con el discurso del Pan de vida en la sinagoga.
Jesús vivió aquí su cotidianidad; aquí decidió vivir en la casa de su discípulo, Pedro, donde encontró a sus apóstoles, donde le buscaron todos aquellos que querían recibir su gracia y curarse de sus propios males. La casa de Pedro se transformará en un nuevo punto de encuentro con la nueva comunidad que se constituyó alrededor de él, después del rechazo sufrido dos veces en la Sinagoga.
Jesús regresará siempre a Cafarnaún después de sus viajes a Galilea, esto demuestra cuánto amaba vivir en esta ciudad a la que convirtió en centro de su misión.

Aquellos que desde cualquier parte del mundo vienen a visitar este lugar santo y lo hacen con coraje y humildad, viniendo desde países lejanos, reciben el don de la alegría y la serenidad, inmersos en un contexto natural de gran belleza.
En el espíritu de los peregrinos se puede renovar el milagro, como si se encontraran entre la multitud de los que lo seguían y escuchaban.

El lago y la ciudad de Jesús


El lago